Leyes para la felicidad

Ley del ritmo
Todo fluye y refluye. Todo tiene su periodo de avance y retroceso, lo que nos lleva a un equilibrio. Los procesos de estancamiento son los mejores para probar nuestra fe. Si estamos igual es porque no hemos hecho nada distinto. Cambiemos nosotros para que lo demás cambie.

En esos momentos en que sentimos que nada esta pasando. Y aunque nada pase, nosotros tenemos que seguir. Recordemos que todo es transitorio. Nada es permanente. Nunca olvidar que Yo soy el origen y la causa.


Si queremos tener abundancia debemos evitar los descuentos, las ofertas, etc. Además no debemos comprar piratería, no debemos copias películas, porque le estamos haciendo fraude a un tercero.



Primera Ley Universal de Éxito:



LA LEY DE DAR


Al encontrar nuestra capacidad de dar en nuestro interior comienza a moverse una corriente energética ilimitada. El dar debe nacer de tu corazón para que te produzca satisfacción y bienestar en lo mental, espiritual y físico.

“Porque dando es como recibimos” (San Francisco de Asís).


“Mientras mas doy, mas recibo”.



Segunda Ley Universal de Éxito:


LEY DE COMPARTIR


Desprenderse de una parte de lo que ahora tienes es romper con tu egoísmo y enaltecer tu alma. Al compartir estás pensando en tus semejantes y estas confiando en el proceso de la abundancia.



Todo lo que sale de tu boca, regresa multiplicado (lo malo y lo bueno). No podemos dar nuestra opinión, ni aconsejar a menos que pidamos permiso.



Tarea: Hacer algo manual (una gelatina, algo tejido, etc. y dárselo a alguien (no tiene que ser a un pobre, a quien sea)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

CambioLinks.comRSS personalizado
Anuncia tu web Promociona tu website
Anunciar tu página web gratis